A veces los músculos hacen huelga!

En el mundo de la fisioterapia y medicina del deporte, hay un término muy común:

Inhibición muscular.

Lo llamo «cuando los músculos hacen huelga» -porque creo que es más fácil apreciarlo de esta forma:

Tus músculos no trabajan solos. Siempre trabajan en equipo, y los más fuertes suelen hacer la mayor parte del trabajo para mover al cuerpo, mientras que los pequeños suelen hacer ayudar a estabilizar, y hacer al movimiento más fluido.

Pero hay dos circunstancias típicas que generan una huelga en donde nadie está contento…

 

1) Cuando hay dolor crónico.

Cuando un músculo tiene dolor (por alguna lesión o algo parecido), movemos al cuerpo de una forma distinta a la «natural» para evitar usarlo. Los músculos más pequeños se cansan empezamos a usar músculos que no están diseñados para hacer lo que le pedimos.

 

2) Cuando repetimos un movimiento o una postura “no natural” constantemente.

Hay circunstancias en donde sin que haya dolor, usamos al cuerpo de una forma ineficiente. Usamos músculos pequeños para hacer el trabajo de los grandes, y eventualmente esos músculos grandes se olvidan de cómo hacer su trabajo.

 

Cómo salir de este problema?

Lo “lógico” es que simplemente fortalezcamos a los músculos débiles. Pero eso no es suficiente.

 

Debemos re-entrenar al sistema nervioso para que le pida a esos músculos que trabajen.

Esto es un poco más difícil, porque requiere de mucha atención a lo que sentimos. Requiere hacer ciertos ejercicios con modificaciones inteligentes que nos ayuden a sentir a esos músculos contrayéndose.

Esa es una de las cosas que más me gustan de mi trabajo. Se trata de darte ejercicios con modificaciones inteligentes, y dirigirte poco a poco para que  puedas aprender a usar esos músculos que tienen tiempo sin trabajar efectivamente.

Es por eso que me tomé tanto tiempo en diseñar el programa de yoga para la espalda que ofrezco acá. Y estoy orgulloso de los resultados!

Mucha gente encuentra que la reducción del dolor es significativa con tan solo algunas sesiones. Lo mejor de todo: puedes hacerlo en tu propia casa, por menos de lo que cuesta una sesión de fisioterapia en muchos lados.

Espero puedas aprovecharlos.

 

Con mucho cariño,

 

Mijael