Gurú significa, literalmente “destructor de oscuridad”.

O sea… todo aquello que trae luz.

Pero si tienes suficiente tiempo practicando o estudiando Yoga, sabes que no todas las personas con ese título, han traído luz.

Hay un sinnúmero de ellos que de hecho han traído un montón de oscuridad a sus estudiantes.

Quisiera explorar contigo este tema, de un modo franco, y lo más completo posible.

Qué es un Gurú?

En la filosofía del Yoga hay tres formas “típicas” de Gurú. Hay variaciones en cuanto a los significados, pero después de hacer un tanto de investigación, me quedo con estas breves explicaciones:

1) Caitya Guru (el Gurú “interior”): si hay personas que se han iluminado por su cuenta, es quizás por la presencia de esta sabiduría interior. Según otras escrituras, esta sabiduría te puede guiar a un Gurú externo.

2) Diksha Guru (Gurú de iniciación): muy típico de las tradiciones de la India, es la persona que te ofrece un Mantra, o confiere a través de algún ritual, iniciación en alguna práctica o vida espiritual.

3) Shiksha Guru (Gurú de instrucción): es la persona que te enseña y te guía constantemente en el camino espiritual.

Pero reconocemos en su contexto más típico al Gurú como un Maestro iluminado.

Qué quiere decir esto?

Un maestro que ha llegado a los estados más elevados de consciencia, y permanece allí durante su día a día, actuando con la mayor generosidad, pureza, y rectitud que puedas imaginar.

Y para aquellos practicantes espirituales que quieren iluminarse, tiene sentido buscar la ayuda de alguien que ya haya llegado.

Si buscas subir una montaña muy difícil que pocos han escalado exitósamente, lo ideal sería tener de guía alguien que ya lo haya logrado.

Pero en mis 20 años de búsqueda espiritual no me he topado con nadie que esté verderamente iluminado.

Me he encontrado con varias personas que dicen estarlo.

Pero poco tiempo después de conocerlos se ha hecho evidente que no tenían las características que yo considero son necesarias para decir que en realidad han logrado ese estado.

Cómo encontrar un Gurú?

Hay un dicho que dice que cuando el alumno está listo, el Gurú aparece. Si crees eso, entonces deja de buscarlo.

Pero qué sucede si te has topado con alguien que consideras un potencial Gurú?

¿Cómo sabes si es “fidedigno”, o sea, un ser verdaderamente iluminado y con intenciones puras para tu desarrollo espiritual?

Antes que nada, considera que hay MUCHAS instancias de Gurús que han “caído del pedestal”, con evidencia de acciones pederastas, de abuso de poder o sexual, de fraude y robo… Y muchos de ellos contaban con miles de seguidores, todos convencidos de estar en presencia de un ser verdaderamente iluminado.

Aún así, si todavía quieres algunas pistas, acá hay un artículo que tiene los 10 atributos más importantes que tiene un Gurú verdadero.

¿Necesito a un Gurú?

Tomando en cuenta lo difícil que es encontrar a un ser totalmente iluminado, sobre todo viviendo entre nosotros (en vez de en una cueva en el Himalaya), quizás te preguntes si realmente necesitas un Gurú.

¿Quizás la primera pregunta sea: qué quieres lograr?

Si deseas lograr la iluminación absoluta, quizás retirarte a un monasterio sea ideal. En esos contextos es más fácil conseguir a un Gurú, y trabajar en completa sumisión ante el mismo.

Pero si tu búsqueda espiritual tiene que ver con aumentar tus niveles de felicidad, tranquilidad, generosidad, humildad… en mi experiencia, es más que suficiente leer libros, escuchar charlas, y obtener sabiduría de todos los lugares que puedas encontrar.

Esto incluye sesiones con terapeutas que te puedan dar una visión un tanto más objetiva de tu propia vida.

Hoy en día tenemos muchos más recursos para poder aprender y crecer espiritualmente, que los que había históricamente en las culturas donde la relación con un Gurú era prácticamente la única forma de obtener este tipo de conocimiento.

El peligro de un Gurú

Por último, vale la pena considerar que muchos Gurús esperan una relación de devoción, como si fueran representantes de Dios en la tierra.

La premisa es que al tener una devoción y sumisión total hacia el Gurú, estarás permitiendo que otra persona pueda guiarte sin que la resistencia de tu ego se interponga en el camino. Además, si en efecto el Gurú está iluminado, esta es la forma en que la transmisión se haga efectiva.

Históricamente, como ya lo mencioné antes, muchos Gurús se han aprovechado de este poder de un modo muy nocivo.

Hay otra razón para tener cuidado con este tipo de relaciones. He visto que muchos practicantes que siguen a un Gurú se convierten en satélites de una estrella.

Como tal, están constantemente rodeándola, necesitando de su energía para mantenerse en una órbita espiritual, y nunca alcanzando conectar del todo con la luz que proviene de adentro.

No estoy en contra de los Gurús.

Pero considera con cuidado los posibles peligros antes de buscar uno. De lo contrario, busca a aquello que destruye la oscuridad en cada persona y situación que se presenta ante ti.

Búscala dentro de ti.

Las oportunidades para encontrar luz abundan -si tan solo nos preparamos para verla. Eso al menos, opino yo.

Y tú, qué opinas?

Con cariño,

Mijael