Por qué no estás avanzando en el Yoga

Si lees esto, es probable que (al menos en secreto) quieras que tus posturas luzcan como la de la foto al lado.

De hecho, en muchas clases de Yoga el profesor dice cosas como “y aquellos más avanzados, pueden hacer la postura de esta otra forma” (y lo haga colocando sus pies detrás de la cabeza, o alguna otra postura que te haga preguntarte de qué está hecho su cuerpo).

Y cuando un profesor dice “para aquellos más avanzados”, está haciéndote pensar que la flexibilidad es algo que el cuerpo logra con el tiempo, y que con perseverancia tú también lograrás esa flexibilidad. Pero esa es una verdad a medias.

Lo cierto es que es posible que nunca puedas lograr la flexibilidad que tanto deseas.

No todos los cuerpos están diseñados iguales. Y muchos cuerpos están diseñados de tal forma que nunca lograrán hacer cosas como la que ves al lado.

Lo que no se dobla… ¿se rompe?

En principio, tienes que entender primero que la flexibilidad no viene sólo a partir de los músculos. Los huesos, ligamentos, tendones y fascia, todos juegan un papel importante en la capacidad de tu cuerpo para poder hacer cualquier postura, desde la más simple hasta la más difícil.

Por ejemplo: Algunas personas no lograrán nunca tocar sus pies detrás de la cabeza igual que la portada de arriba, debido a la forma de los huesos de su espalda. Como tus huesos no se doblan o cambian de forma, lo único que lograrás buscando cada vez más flexibilidad en esa postura, es lesionarte.

Otro ejemplo: Algunas personas no pueden sentarse en la posición de loto, porque sus ligamentos no lo permiten. Los ligamentos tienen como función primordial mantener a tus coyunturas estables. Si estás estirándolos, posiblemente estás desestabilizando a la coyuntura, y preparando a tu cuerpo para lesionarse, en vez de hacerlo más flexible.

¿Cómo estiro de forma segura?

Hay dos formas primordiales de hacerlo: ambas me parecen importantes, y si te gusta la práctica de posturas, voy a recomendarte “avanzar” usándolas al mismo tiempo.

1) De la forma más avanzada posible:

Eso quiere decir, sin expectativas ni apegos a los resultados. Si estiras siempre lento y sin intenciones de lograr nada, simplemente observando a tu cuerpo en cada respiración, entonces las probabilidades de lesionarte se reducen considerablemente.

Además, estarás realmente avanzando en el Yoga verdadero: estarás trabajando en el desapego. Pero este es un yoga realmente avanzado y difícil: observar a otros con más flexibilidad invita a nuestro ego a hacer más, y peor, hacernos pensar que de algún modo esa flexibilidad nos dará más felicidad.

2) Con discernimiento:

Para muchos de nosotros, la primera simplemente no es suficientemente práctica, porque por alguna razón queremos estirar más y queremos saber cuál es el verdadero límite sano en nuestro cuerpo.

Si ese es tu caso, te recomiendo aprender las diferencias entre tensión y compresión, entre músculos, tendones, ligamento y fascia, y las diferencias de sensación entre cada una de ellas, y cómo lograr estirar a los músculos en sus regiones más flexibles.

 

Por una práctica más inteligente,

Con cariño,

Mijael Brandwajn

Profundiza tu practica, conecta con un camino de vida, y aprende a compartir de forma auténtica desde tu centro.

4 Comentarios

  1. Glacibel

    Muy bueno tus artículos, por favor no dejes de publicarlos,gracias!

    Responder
    • mijael

      Mil gracias por eso!!!?

      Responder
  2. Fátima

    Hola Mijael!!!
    Ante todo darte las gracias por la dedicación que pones en esto, porque no sabes lo útil que resulta para los que no estamos muy versados en el tema. Llevo un año interesándome por el yoga y sigo varios blogs en español,Elena Malova y Brenda Medina, pero a veces echo de menos explicaciones desde el punto de vista de un fisio, y me surgen mil preguntas respecto a la correcta postura cuando practico sobre los videos que veo, y cuando me noto demasiado dolorida, intuyo que algo va mal. Desde que estoy viendo tu web estoy aprendiendo muchísimo. Eras la pieza faltante del puzzle!
    Muchas gracias por tu generosidad al compartir tus conocimientos y tu tiempo de dedicación!!
    Un saludo desde España

    Responder
    • mijael

      Gracias Fátima por tu lindo mensaje. Me motiva a seguir compartiendo.

      Un abrazo grande,
      Mijael

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *