Simetría: ¿un objetivo equivocado?