Coloco dentro de esta clasificación a los tumores, porque aunque pueden estar localizados directamente en la espina dorsal, podemos considerarlos “algo que no pertenece a la espalda”.

Menos de 1% de los dolores de espalda son causados por tumores (benignos o malignos). Esto obviamente asusta a mucha gente. Nuevamente, mi intención no es asustarte.

Pero si tu dolor persiste sin cambios después de un mes de tratamiento, debes considerar ir a un doctor y descartar todas las posibilidades.

Los tumores a veces vienen acompañados de uno o más de estos síntomas:

  • pérdida de peso
  • cambios en la digestión
  • fatiga
  • mucho más dolor en la noche
  • dolor que empeora con el ejercicio
  • Dolor que no disminuye en lo absoluto con el descanso o anti-inflamatorios.

 

Los síntomas que pongo en negritas son muy importantes–consulta a un doctor en seguida si has notado que tu dolor de espalda está acompañado de alguno de ellos.


Comparte con el mundo

Si la información te resulto de utilidad no olvides compartirla