(Actualizado 2019)

Aunque menos frecuente que el dolor que proviene de los riñones, a veces problemas del hígado pueden causar dolor en la espalda.

Si crees que esto puede pasarte, sigue leyendo abajo…

 

Dentro de las causas pueden estar cirrosis, hígado graso y hepatitis.

Aunque no es fácil distinguir un dolor de espalda por razones musculo-esqueletales, usualmente, el dolor del hígado se muestra primero adelante y al lado del cuerpo, antes de irse atrás.

Si tu dolor de espalda está acompañado con un dolor cerca de las costillas en la región de adelante (sobre todo en el lado derecho) o el costado del cuerpo (sobre todo si ese fue el primer lugar donde dolía), es bueno ir al doctor para descartar un problema del hígado.

Si el dolor está cerca de las costillas, no quiere decir que:

a) Tengas un problema en el hígado. Sólo que vale la pena descartarlo.

b) Que incluso si encuentran algo en tu hígado (u otro órgano), que no puedas tener 2 condiciones a la vez: dolor de espalda por algo mecánico o de los músculos, y además una condición en algún órgano.

 

Aunque la vasta mayoría de los dolores de espalda no son por causas graves, si tienes síntomas como los descritos antes, o si tu dolor está acompañado de fiebre, pérdida de peso, apetito o fuerzas, o cualquier otro síntoma que te llame la atención, es hora de ir al doctor cuanto antes…

Es mejor prevenir que lamentar!