El Yoga no cree en Dios. Y yo tampoco.