De acuerdo con el estudio más largo de Yoga y depresión hasta la fecha, el Yoga no parece producir resultados… de inmediato.

El estudio fue publicado en Psychological Medicine, y comparaba a dos grupos de pacientes que tomaban pastillas anti-depresivas: uno recibía 3 clases de Hatha Yoga a la semana, el otro grupo recibía una clase de educación para la salud (grupo control).

Durante las 10 semanas que duró el estudio, no se encontraron diferencias entre los dos grupos.

Pero lo interesante sucedió después de la intervención: 6 meses más tarde, 51% de los participantes que habían tomado las clases de yoga con posturas mostraban una reducción de al menos 50% de sus síntomas, comparado con el 31% de los participantes en el grupo de control.

Qué significa esto?

Las pastillas contra la depresión no son 100% efectivas para todo el mundo, y no siempre mantienen a la depresión «lejos».

Las buenas noticias es que la práctica de Yoga y meditación para la depresión están encontrando resultados, sin efectos secundarios negativos (de hecho, muchos beneficios).

Lo que a veces nos cuesta comprender, es que los efectos del Hatha Yoga para la depresión parecen ser cumulativos, y requieren de práctica constante (en este caso, los pacientes practicaban 3 veces a la semana).

Esto no es solo cierto para la gente que tiene depresión. 

Aunque muchas personas sienten efectos positivos inmediatos en su vida, y hay estudios que muestran como la meditación cambia físicamente a tu cerebro en 8 semanas solamente, por lo tanto… esta «pastilla» de estilo de vida toma paciencia 🙂